bofill

La Fundació Jaume Bofill, comprometida con la educación ante la crisis del COVID

  • La Fundació Jaume Bofill ha preparado recientemente una agenda de 30 medidas concretas y factibles para evitar que la actual crisis sanitaria devenga en una crisis educativa
  • La entidad trabaja alrededor de todos aquellos aspectos relativos a la educación con la intención de construir una sociedad cohesionada y justa, reduciendo las desigualdades entre grupos e individuos

Este año los niños y jóvenes pueden estar seis meses sin escuela, sumando el verano en el último trimestre de este curso 2019-2020 que será de enseñanza telemática, y es probable que no vuelvan a pisar las aulas hasta el curso próximo. Esta situación se está viviendo también en muchos hogares que sufren dificultades económicas, laborales o de salud. Será necesario, por tanto, acompañar las problemáticas críticas derivadas de la angustia, la inseguridad y la frustración.

Con este escenario en mente, y teniendo en cuenta que la investigación muestra que la ausencia prolongada de clases acentúa las desigualdades educativas entre alumnos y familias, provoca pérdida del ritmo de aprendizajes y desvinculación escolar, la Fundació Jaume Bofill ha puesto en marcha una agenda de 30 medidas concretas y factibles para desplegar desde ya con el objetivo de detener la crisis educativa que se avecina como causa de la crisis sanitaria.

La Fundació Bofill propone medidas comprometidas: unas para garantizar el derecho a la educación durante la crisis para evitar las desigualdades y otros para fortalecer el sistema educativo y garantizar la recuperación educativa de los próximos años. Algunas de sus propuestas son medidas orientadas a finalizar con suficiencia el curso 2019-2020, como por ejemplo la provisión de wifi gratuito en entornos urbanos especialmente desfavorecidos, mediante acuerdos entre entes locales y operadoras, o la promoción automática de curso (suprimir la medida de la repetición) en primaria como en secundaria; otras medidas están destinadas a aprovechar el período de verano, como por ejemplo garantizar una oferta de programas de verano todo el territorio y becas que cubran el 100% del coste de las actividades para las familias más desfavorecidas; otro ejemplo son las medidas que garanticen el retorno a la escuela con equidad, como garantizar la gratuidad de todas las actividades complementarias y materiales de trabajo a la educación obligatoria, en los centros públicos y concertados.

Además, proponen hasta 20 medidas para fortalecer la equidad en el sistema educativo catalán, e instan a la Generalitat a asumirlas desde el curso 2020-2021 con el fin de convertir el próximo trienio en un periodo de auténtico impulso y la equidad en la educación.

Para más información y acceso a la propuesta completa, podéis consultar “Obrim l’educació” en la web de la Fundació Jaume Bofill.