Zapatos para toda la infancia

Según las Naciones Unidas hay 783 millones de personas que viven con menos de dos dólares al día, y millones de estas personas son niños y niñas que a veces no tienen para comer y casi nunca para comprarse unos zapatos. A partir de ahí nació BECAUSE, una joven empresa que ya factura 2,5 millones de dólares anuales fabricando productos para mejorar la vida de estas personas.

Uno de los productos más sorprendentes son unas sandalias extensibles hasta cinco tallas y ultrarresistentes. Cuestan entre 15 y 20 dólares y están pensadas para que las compren ONG, administraciones o particulares que las quieran distribuir por los países con más necesidad. La idea de modelo de negocio no debe ser mala, dado que sólo el 2018 se vendieron más de 100.000 pares de zapatos extensibles. La misma empresa también ha fabricado unas tiendas anti-malaria para que los niños puedan dormir sin contraer la enfermedad.