Entradas

El kit para volver a la escuela

El modelo de negocio basado en la suscripción está arraigando con fuerza en Estados Unidos, y algunas compañías ya lo están evolucionando y añadiendo elementos diferenciadores. Es el caso de KidBox, que ofrece ropa infantil. Los clientes de esta compañía establecen el perfil del niño o niña que quieren vestir (colores, carácter, prioridades…), y a partir de ahí crean una caja que incluye seis o siete piezas de ropa y que se recibe cada estación (primavera, verano, otoño e invierno) y una extra de vuelta al cole.

La novedad es que el cliente no tiene por qué quedarse todos los productos que van en la caja, y sólo paga por aquellos que acaba comprando. Eso sí, si se queda la caja entera, KidBox regala un conjunto de ropa infantil a entidades benéficas. Además, el cliente también tiene la opción de saltarse uno de los envíos estacionales, si lo considera oportuno.

El precio del servicio es sólo de 90 euros anuales, y no tiene ningún gasto de envío en Estados Unidos. La compañía nació hace cuatro años y no ha parado de crecer con este modelo de negocio.

Kid’s Cavern

El otoño pasado abrió el centro comercial Metquarter de Liverpool un nuevo concepto de tienda de ropa dirigida al público infantil: Kid ‘s Cavern. Ocupa una superficie de 1.400 metros cuadrados diseñados, específicamente, para los niños y niñas. Los ejemplos de cómo se ha llevado a la práctica son múltiples. Toda la tienda está en un solo nivel, no hay ningún pasillo o punto por lo que no pueda pasar un cochecito infantil, hay un bar con bebidas refrescantes y golosinas, una peluquería infantil, una zona con iPads disponibles y un enorme videowall donde se proyectan imágenes de los propios pequeños clientes dentro de la tienda. Es lo que se conoce como “experiental retail”.

Kid ‘s Cavern es el retailer independiente más importante del Reino Unido, y vende ropa y zapatos infantiles de más de 130 marcas diferentes.