Entradas

Bec-Dot, el juguete para aprender braille

La Rebecca es una niña de tres años que nació sorda. Sus padres tuvieron que aprender el lenguaje de signos para comunicarse con ella, y cuando lo haber hecho supieron que la Rebecca sufría el síndrome de Usher, una enfermedad rara que también afecta a la visión. Es decir, su hija también quedará ciega antes de llegar a los 10 años.

Fruto de esta dramática situación toparon con otra realidad: en el mercado hay muy pocos juguetes pensadas para niños con discapacidad visual, y ni una para aprender a leer con el sistema braille. Ante este escenario, el padre de Rebecca, que es ingeniero informático, decidió crear una. El resultado es Bec-Dot, una caja rectangular que enseña a los niños a leer en braille utilizando figuras, letras y piezas de colores. El juguete está impresa en 3D y vinculada a una app que permite programar las palabras a aprender.

El juguete ha conseguido el premio Not Imposible Limitless Award, concedido a una de las ferias más importantes del mundo de electrónica. Ahora el objetivo es producirla y venderla a un precio muy bajo para que puedan jugar niños y niñas con problemas de visión en todo el planeta.

Spark Plug

Tenía que llegar. Los coches de Scalextric ya se pueden controlar desde el dispositivo móvil, gracias a una app que sustituye el tradicional mando manual. Pero es que esta innovación ofrece mucho más al jugador: desde la app se puede restringir la potencia del resto de jugadores, pinchar la música preparada en las librerías digitales mientras se hace la carrera, escuchar los efectos especiales del mundo del motor, así como personalizar otros aspectos de la carrera para convertirla en una experiencia inmersiva.

De momento, el Spark Plug sólo se puede reservar en la página web oficial de la empresa por un precio de 14,99 libras esterlinas (16,75 euros), pero se prevé que comience llegar a todas las tiendas este otoño, a punto para la campaña de Navidad.