STEMtrunk

STEMtrunk es un ejemplo óptimo de cómo está cambiando el modelo de negocio orientado al sector infantil. Esta compañía ofrece un servicio de alquiler de juguetes educativos. Por 39 dólares al mes, los usuarios de esta plataforma pueden disponer del juguete que quieran el tiempo que quieran. Sólo deben seleccionarlo por Internet y una empresa de transporte lo lleva a casa y lo vendrá a recoger y sustituir por otro cuando el niño o la niña se haya cansado.

Esta no es la primera experiencia de alquiler de juguetes, pero sí tiene algunas particularidades: la primera es que todo el catálogo de productos disponibles está basado en criterios STEM, es decir, están orientados a fomentar el conocimiento y las vocaciones tecnológicas y científicas. Y todos los juguetes están también supervisados ​​y aprobados por un equipo pedagógico. Por otra parte, su stock de producto también se utiliza en clases extraescolares en algunos centros de Estados Unidos, alargando aún más el ciclo de vida de sus juguetes.

Finalmente, STEMtrunk también nació de una forma muy propia del siglo XXI, como son las plataformas de crowdfunding. En este caso fue a través de la web IndieGoGo, donde recibieron el apoyo necesario de 102 personas, familias y escuelas para sacar adelante el proyecto.