Prescripción de juguetes por Youtube

El próximo otoño se celebrará en Nueva York la Toy Fair 2018, una de las ferias de juguetes más importantes del mundo. El programa prevé la presentación mundial de la nueva marca de juguetes Ryan’s World, en la que sólo se podrá asistir con invitación personal. La expectación está plenamente justificada. Ryan ‘s World es la marca de juguetes de Ryan, el niño de 6 años que tiene 12 millones de suscriptores en su canal de Youtube, desde el que simplemente abre cajas de juguetes y hace una crítica sobre la marcha con una mezcla de expresividad e inocencia que ha cautivado a todos.

Ryan ToysReview es un auténtico fenómeno. En sólo dos años y medio ha acumulado más de 1.000 millones de reproducciones de sus vídeos abriendo nuevos juguetes que le compran sus padres y que luego dan a entidades benéficas. De hecho, ha sido muchas semanas el canal más popular de Youtube en Estados Unidos y el segundo más importante del mundo. La operación le ha permitido ganar 11 millones de dólares el 2017 y convertirse en el influencer más importante del sector con enorme diferencia. A partir de este año, sus propios juguetes se venderán en las principales tiendas y, por supuesto, también por Internet.

https://www.youtube.com/channel/UChGJGhZ9SOOHvBB0Y4DOO_w

https://www.i4u.com/2018/02/127164/ryan-toysreview-toys-launch-toy-fair-2018

Sipro, el robot inteligente y social

Igor Jankovic es un ingeniero serbio que ha creado un robot doméstico inteligente de altas prestaciones. Sipro puede reconocer voces, puede identificar el llanto del bebé y avisar a los padres, o, incluso, intentar calmar al niño con la música o con la voz de la propia madre. También incluye un sistema de purificación de aire y un controlador de la temperatura ambiental, hasta el punto de que puede modificar vía WIFI el comportamiento del aire acondicionado en una habitación. Por si no fuera suficiente, Sipro viene equipado con una cámara para captar momentos familiares o vigilar a los pequeños, y también con un proyector para luego compartir estas imágenes sobre cualquier superficie o para emitir cualquier contenido online. Finalmente incorpora una pequeña plataforma para ayudar a desplazar a los más pequeños de la casa.

Inicialmente Sipro estaba pensado para atender a familias que tienen niños y niñas con necesidades especiales, pero sus prestaciones son tan grandes que saldrá al mercado posicionado para el gran consumo.

http://www.sipro-robot.com/

El gimnasio es un videojuego gigante

Muchos padres y madres están preocupados por el sedentarismo que conllevan los videojuegos. Los niños prácticamente sólo mueven los dedos, utilizan posiciones corporales poco recomendables y pasan muchas horas sin consumir calorías. Pero ¿qué pasaría si en lugar de jugar con la consola el niño fuera el protagonista del videojuego? Esto es lo que propone Saga Interactive Gym, una compañía canadiense que ha comenzado a instalar el sistema Lü en diferentes escuelas de primarias del país.

Lü es un espacio inteligente que comprende en tiempo real los comportamientos e interacciones de las personas que lo integran. Usando la información procedente de las cámaras 3D montadas en el techo, utiliza juegos y herramientas proyectadas en las paredes. También integra iluminación sincronizada y efectos de sonido para una mejor inmersión, en tiempo real. Este sistema permite convertir el gimnasio de la escuela en el escenario del videojuego, donde los niños y niñas deben interactuar en movimiento, saltando, corriendo o utilizando pelotas. De momento hay 10 juegos disponibles y su utilización ha supuesto una auténtica revolución en las escuelas donde Lü ha sido implantado.

http://www.play-lu.com/

https://www.facebook.com/techinsider/videos/754992448032447/

El banco anti bullying

Hace dos años, una escuela de primaria de Saskatoon, en Canadá, encontró una fórmula bien sencilla y económica de reducir los episodios de soledad y bullying en la escuela y de fomentar la integración de los alumnos. Simplemente instaló en el patio el “banco amigo” (buddy bench). Es un banco metálico de color verde situado en un lugar bien visible del patio y con unas normas muy sencillas: cualquier niño o niña que no tenga con quien jugar o que quiera hacer nuevos amigos puede sentarse, y rápidamente alguien se le acercará para proponerle que participe en sus juegos.

En sólo dos años, los resultados han sido tan positivos que se han popularizado enormemente, hasta el punto de que están presentes en más de 2.000 centros escolares de Estados Unidos y Canadá. También hay quien ha visto una buena oportunidad de negocio y los ha empezado a comercializar con todo tipo de formatos y precios.

https://www.fastcompany.com/3058434/bye-bye-bullies-this-schools-buddy-bench-helps-lonely-kids-find-playmates

http://www.thebenchfactory.com/buddy-bench-benefits

Smart Kids Lab

Los alumnos de tres escuelas de Amsterdam han tenido el privilegio de participar en la prueba piloto del Smart Kids Lab. Se trata de un proyecto que, impulsado por la organización Waag, permite a los niños y niñas descubrir y medir su entorno de una manera divertida. Con la ayuda de tests a pequeña escala y de sensores fabricados por ellos mismos, pueden monitorizar todo lo que hay alrededor de su casa o de su escuela. El agua, el sonido, el aire, el suelo, la luz … todo puede ser medido con instrumentos autofabricados.

El proyecto, que forma parte del programa European Making Sense y que ha sido cofinanciado por la Unión Europea, viene acompañado de una plataforma online desarrollada en open source que ofrece todo tipo de materiales descargables y donde los alumnos pueden publicar y compartir los resultados de sus pruebas.

http://waag.org/en/project/smart-kids-lab

http://smartkidslab.nl/english

Fytó, compostaje infantil

De momento sólo es un prototipo, pero la idea es tan atractiva que ya ha despertado el interés de algunos fabricantes. Y es que la diseñadora industrial Clara Fessler ha ideado un receptáculo a través del cual los niños y niñas pueden ver como la comida que tiran se convierte en alimentos frescos.

Este kit es una auténtica ventana al ciclo de la vida orgánica. El recipiente, que es totalmente transparente, incluye tierra y semillas, a las que se le puede añadir restos de comida orgánica que no se aprovecha en casa. Este proceso de compostaje, acelerado gracias a la presencia de algunos gusanos, permite hacer crecer la planta que sale de las semillas hasta que llega a hacer un nuevo fruto comestible. Paralelamente una app ayuda a explicar y detallar con el lenguaje adecuado que pasa durante todo el proceso.

De este modo, los niños también aprenden la importancia del reciclaje y se conciencian sobre la necesidad de no malgastar los alimentos.

https://www.yankodesign.com/2018/01/09/clever-composting-for-kids/

http://cargocollective.com/ClaraFessler/FYTO

 

Les Potes en Ciel

Desde hace 10 años una veintena de ciudades de Francia cuentan con bares para niños y niñas. Son los llamados Potes en Ciel, unos espacios asociativos y sin ánimo de lucro donde todo está dispuesto para que los niños y niñas de hasta 12 años se relacionen y exploren con total libertad y en base a los intercambios.

En estos establecimientos no se sirve alcohol, pero si comida hecha a partir de productos de comercio justo. El proyecto está impulsado por una entidad con el apoyo municipal de los respectivos ayuntamientos y se financia con el precio del servicio, ya que hay que pagar entrada para cada visita (exceptuando la primera) o mediante una cuota anual variable entre los 100 y los 150 euros en función de la renta.

https://www.citizenkid.com/sortie/les-potes-en-ciel-le-cafe-des-enfants-lille-a107021

Bisutería comestible

Una emprendedora de Arizona ha inventado los teething necklaces, o sea, los collares mordibles. Se trata de una línea de bisutería pensada para que los bebés se puedan poner en la boca y experimentar o calmar el dolor que produce la salida de los primeros dientes.

Todos los productos de Little Teeth cumplen con los siguientes requisitos: tienen un diseño atractivo, son de silicona y están fabricados con material que los bebés se pueden poner en la boca, y tienen formas adaptadas para que los bebés puedan cogerlos con sus manos pequeñas. Los precios están fijados a partir de los 22 $ por pieza y se venden online a través de la web de la empresa o de plataformas de e-commerce como Amazon.

https://www.littleteether.com/

Luz para comer más

El ayuntamiento de Lund ha desarrollado un sistema de iluminación para los comedores de sus escuelas que tiene por objetivo reducir el desperdicio de alimentos. El proyecto consiste en crear un entorno favorable para que los alumnos de los centros se concentren más en los alimentos servidos y tengan una comida más calmada y provechosa. Es decir, para que no dejen tanta comida en el plato. El proyecto viene acompañado de una redistribución del comedor para optimizar el cambio en el sistema de iluminación, que también es más eficiente desde el punto de vista de los consumos.

Los responsables de las escuelas de esta ciudad danesa miden regularmente la cantidad de comida que se tira. Desde que se ha iniciado esta prueba piloto, estas cantidades se han reducido en un 20%. Los resultados definitivos del test se tendrán el próximo otoño.

http://lightingmetropolis.com/projects_post/canteen-lighting-for-reduced-foodwaste/

Big Data for Little Kids

El pasado mes de diciembre, la consultora Gallup y el Business-Higher Education Forum publicaron un estudio que aseguraba que en 5 años el 69% de los responsables de recursos humanos priorizarán aquellos candidatos que tengan conocimientos y habilidades en el análisis de datos. De hecho, el llamado big data es uno de los campos con más demanda y que puede generar más oportunidades profesionales.

Conscientes de ello, algunas instituciones ya están desarrollando proyectos para estimular el interés por los datos entre los más pequeños. Es el caso del New York Hall of Science (NYSCI) que ha impulsado un proyecto de dos años llamado Big Data for Little Kids y que va dirigido a niños y niñas de 7 y 8 años y a sus familias. La iniciativa quiere servir para profundizar en la comprensión de cómo los niños pequeños definen, recopilan, representan e interpretan los datos, además de identificar los apoyos necesarios para que las familias puedan relacionarse con sus hijos en las actividades de búsqueda de datos.

https://nysci.org/big-data-little-kids/