El kit para volver a la escuela

El modelo de negocio basado en la suscripción está arraigando con fuerza en Estados Unidos, y algunas compañías ya lo están evolucionando y añadiendo elementos diferenciadores. Es el caso de KidBox, que ofrece ropa infantil. Los clientes de esta compañía establecen el perfil del niño o niña que quieren vestir (colores, carácter, prioridades…), y a partir de ahí crean una caja que incluye seis o siete piezas de ropa y que se recibe cada estación (primavera, verano, otoño e invierno) y una extra de vuelta al cole.

La novedad es que el cliente no tiene por qué quedarse todos los productos que van en la caja, y sólo paga por aquellos que acaba comprando. Eso sí, si se queda la caja entera, KidBox regala un conjunto de ropa infantil a entidades benéficas. Además, el cliente también tiene la opción de saltarse uno de los envíos estacionales, si lo considera oportuno.

El precio del servicio es sólo de 90 euros anuales, y no tiene ningún gasto de envío en Estados Unidos. La compañía nació hace cuatro años y no ha parado de crecer con este modelo de negocio.

Colores multiculturales

Los niños y niñas que dibujen y pinten con colores de cera ya tienen a su alcance una gama específica para los colores de piel. La empresa Crayola acaba de lanzar al mercado una colección con ocho colores que representan la mayoría de colores de piel que se pueden encontrar en el planeta. El objetivo es que los niños y niñas puedan hacer creaciones artísticas más realistas e inclusivas y que, al mismo tiempo, vean la diversidad racial como algo enriquecedor. Los colores de cera son de tamaño grande y están hechos sin ningún producto tóxico.

El pack Multicultural Large Crayons 8 Count se puede comprar en la misma web de Crayola por un precio superior a los dos euros. En su momento, la compañía ya había creado una línea similar con los rotuladores lavables.

Salad Frosting

Este es un nuevo producto alimenticio ideado por la multinacional Kraft foods que debe ayudar a los niños y niñas a comer más verdura. Se trata de un topping, una especie de salsa glaseada, que se sirve en un tubo pensado para llamar la atención de los más pequeños. Kraft Foods ha procurado hacer una salsa lo más saludable posible, utilizando sólo 1 gramo de azúcar por ración, cuando otras salsas similares utilizan 20.

El producto ha sido elaborado tras diferentes focus groups con usuarios potenciales y de hacer diferentes estudios de mercado. De momento sólo se puede probar participando en un concurso a través de redes sociales. Si se demuestra que tiene éxito se hará la comercialización masiva del producto.

Pix:Mini, la mochila luminosa

Margaret Rimek es una joven emprendedora ucraniana que ha inventado un producto con gran salida comercial. Se trata de una mochila para ir a la escuela pero que su frontal es una pantalla con 256 puntos LEDS, por lo que cada día el niño o niña puede mostrar un dibujo o mensaje diferente. El contenido que muestra la pantalla se diseña desde una aplicación para dispositivos móviles y se conecta por Bluetooth. Esta app también permite compartir las creaciones con otros usuarios.

Pix:Mini tiene otras características sorprendentes: la pantalla es flexible, está fabricada con material impermeable y cuenta con un diseño ergonómico para garantizar que no daña la espalda del usuario. Además, el sistema ofrece alta visibilidad cuando hay poca luz, lo que la hace ideal para los niños y niñas que se desplazan en patinete o bicicleta.

Este proyecto se ha podido crear gracias a la plataforma de crowdfunding Kickstarter, donde ha recogido más de 34.000 € de los 13.000 que se habían fijado como objetivo inicial. El producto saldrá a la venta por internet en cuestión de semanas y tendrá un precio cercano a los 120 euros.

Bec-Dot, el juguete para aprender braille

La Rebecca es una niña de tres años que nació sorda. Sus padres tuvieron que aprender el lenguaje de signos para comunicarse con ella, y cuando lo haber hecho supieron que la Rebecca sufría el síndrome de Usher, una enfermedad rara que también afecta a la visión. Es decir, su hija también quedará ciega antes de llegar a los 10 años.

Fruto de esta dramática situación toparon con otra realidad: en el mercado hay muy pocos juguetes pensadas para niños con discapacidad visual, y ni una para aprender a leer con el sistema braille. Ante este escenario, el padre de Rebecca, que es ingeniero informático, decidió crear una. El resultado es Bec-Dot, una caja rectangular que enseña a los niños a leer en braille utilizando figuras, letras y piezas de colores. El juguete está impresa en 3D y vinculada a una app que permite programar las palabras a aprender.

El juguete ha conseguido el premio Not Imposible Limitless Award, concedido a una de las ferias más importantes del mundo de electrónica. Ahora el objetivo es producirla y venderla a un precio muy bajo para que puedan jugar niños y niñas con problemas de visión en todo el planeta.

Holo Cap

Es sólo un prototipo pero permite ver perfectamente cuál es la tendencia en el diseño de productos de última generación: lo que se conoce como Mixed Reality. Vendría a ser la creación de nuevos entornos gracias a relacionar el mundo real con los mundos virtuales.

En este caso, el producto es una gorra infantil que incorpora un visor de realidad virtual y aumentada. Es, pues, una alternativa a las gafas de realidad virtual, que provocan una gran inmersión, pero hasta el punto de que desconectan al usuario del mundo real. En este caso no … en este caso, la Holo Cap permite a los niños continuar explorando el mundo real pero, simultáneamente, recibir información complementaria que necesiten en el visor. Es decir … mirando una planta pueden saber inmediatamente cómo se llama y qué propiedades medicinales puede tener. Además, el visor se esconde automáticamente cuando no se utiliza.

La Holo Cap ha sido ideada por dos diseñadores coreanos: Hwang Daye y Yeseul Han

Kid’s Cavern

El otoño pasado abrió el centro comercial Metquarter de Liverpool un nuevo concepto de tienda de ropa dirigida al público infantil: Kid ‘s Cavern. Ocupa una superficie de 1.400 metros cuadrados diseñados, específicamente, para los niños y niñas. Los ejemplos de cómo se ha llevado a la práctica son múltiples. Toda la tienda está en un solo nivel, no hay ningún pasillo o punto por lo que no pueda pasar un cochecito infantil, hay un bar con bebidas refrescantes y golosinas, una peluquería infantil, una zona con iPads disponibles y un enorme videowall donde se proyectan imágenes de los propios pequeños clientes dentro de la tienda. Es lo que se conoce como “experiental retail”.

Kid ‘s Cavern es el retailer independiente más importante del Reino Unido, y vende ropa y zapatos infantiles de más de 130 marcas diferentes.

Spark Plug

Tenía que llegar. Los coches de Scalextric ya se pueden controlar desde el dispositivo móvil, gracias a una app que sustituye el tradicional mando manual. Pero es que esta innovación ofrece mucho más al jugador: desde la app se puede restringir la potencia del resto de jugadores, pinchar la música preparada en las librerías digitales mientras se hace la carrera, escuchar los efectos especiales del mundo del motor, así como personalizar otros aspectos de la carrera para convertirla en una experiencia inmersiva.

De momento, el Spark Plug sólo se puede reservar en la página web oficial de la empresa por un precio de 14,99 libras esterlinas (16,75 euros), pero se prevé que comience llegar a todas las tiendas este otoño, a punto para la campaña de Navidad.

STEMtrunk

STEMtrunk es un ejemplo óptimo de cómo está cambiando el modelo de negocio orientado al sector infantil. Esta compañía ofrece un servicio de alquiler de juguetes educativos. Por 39 dólares al mes, los usuarios de esta plataforma pueden disponer del juguete que quieran el tiempo que quieran. Sólo deben seleccionarlo por Internet y una empresa de transporte lo lleva a casa y lo vendrá a recoger y sustituir por otro cuando el niño o la niña se haya cansado.

Esta no es la primera experiencia de alquiler de juguetes, pero sí tiene algunas particularidades: la primera es que todo el catálogo de productos disponibles está basado en criterios STEM, es decir, están orientados a fomentar el conocimiento y las vocaciones tecnológicas y científicas. Y todos los juguetes están también supervisados ​​y aprobados por un equipo pedagógico. Por otra parte, su stock de producto también se utiliza en clases extraescolares en algunos centros de Estados Unidos, alargando aún más el ciclo de vida de sus juguetes.

Finalmente, STEMtrunk también nació de una forma muy propia del siglo XXI, como son las plataformas de crowdfunding. En este caso fue a través de la web IndieGoGo, donde recibieron el apoyo necesario de 102 personas, familias y escuelas para sacar adelante el proyecto.

Electro Hero Kit

Technology Will Save Us es una compañía que fabrica y vende juguetes DIY (do it yourself). Se trata de kits para montar en el que los niños y niñas tienen que esforzarse y aprender antes de obtener la recompensa en forma de juguete. Esta empresa ha visto en la gran popularidad de la película “Los Vengadores” de Marvel una extraordinaria oportunidad de negocio vinculado al licensing.

Y es que los niños y niñas que compren el Electro Hero Kit podrán ayudar a sus superhéroes favoritos, al tiempo que aprenden fundamentos relacionados con la electricidad, la luz y la conductividad. El kit lleva el material suficiente para arreglar el arco reactor de Iron Man y el escudo protector de Capitán América. Además, una app móvil plantea misiones específicas para ayudar a los superhéroes una vez construidos los circuitos electrónicos necesarios que plantea el juguete.

El producto tiene un precio de 35 € y también se pueden comprar divertidas camisetas para reafirmar el interés del niño o niño con todo lo que rodea la electrónica.